jueves, 16 de mayo de 2013

Taty Gabaglio contó recién en Facebook como sobrevivió a la masacre de Ycuá Bolaños que costó 400 vidas

"Muchas personas me han escrito para preguntarme que fue lo que me sucedió hace casi 9 años..aunque la mayoría ya sabe mi historia quiero compartirla una vez más..

Una mañana del 1 de agosto de 2004, mi vida cambió en un abrir y cerrar de ojos. Fui de compras con mi vecina y su hija de trece años, en un conocido supermercado del barrio Trinidad, el Ycuá Bolaños. Entramos a una lujosa trampa mortal, sin saber que una tragedia que nos marcaría de por vida, nos estaría esperando.

Eran aproximadamente las 11:25hs de aquel 1 de agosto, cuando escuchó una gran explosión proveniente del restaurante, en el mismo instante comenzamos a correr agarradas de las manos.

Escuché como disparos de ametralladora. Era el cielo raso del techo que se desplomaba rápidamente, seguido de fuego. Las luz se apagó, una tempestad de fuego cubrió todo el lugar, seguido de una humareda espesamente oscura y fatalmente toxica, en medio del suceso resonó una voz que decía “cierren las puertas, la gente está robando”.. Caí al piso, cerca de una góndola que estaba hacia la puerta de salida, en donde me acomodé tapándome la cara para no quemarme.

En el denso silencio, solo se escuchaba gritos, confusión, choques, llantos, toses y las furias en las llamas fueron buscando victimas para devorar.

Insistía en levantarme; no podía, el cielo raso se había envuelto por mi pierna derecha, era algo caliente y pesado que no me permitía ponerme de pie. Con mis ojos llenos de lágrimas, enfrentaba al fuego absolutamente sola…como muchos. Algunos, familias enteras tomadas de los brazos, ancianos, jóvenes, niños, pero todos estábamos unidos en un solo grito que hizo temblar la tierra y que trascendió, dando el testimonio de dolor, de desesperación, de impotencia.

Allí conocí el horror, aún sin comprender mucho a mi corta edad.

En tanto escuchaba los gritos de las personas que estaban cerca de mí, yo solo pensaba que ya no viviría para contar lo sucedido, que mi mundo terminaría a tan solo 7 años de edad por el egoísmo de unos cuantos. Pero no me di por vencida, intentaba de todas formas levantarme para poder salir.

El piso quedo alfombrado de cuerpos calcinados, tal como en la rampa, donde nadie se salvó. Sacaban a los primeros que mostraban signos de vida. Entre tanto llanto y angustia de las personas, por mi parte ya comenzaba, también a desesperarme, parecía que nunca iba a salir de ese infierno.

De pronto alguien se me apareció, era un ángel; mi tío…que había sido asesinado por unos delincuentes en el año 2001. El me daba fuerzas, me decía que no pierda la esperanza, que yo saldría de ese lugar, que alguien me rescataría…Minutos, solo minutos después de aquella aparición, un bombero de la agrupación de la Policía Nacional me cargo en sus brazos, recuerdo incluso que en el peor momento le dije - “Papá, dame agua por favor”. Tenía mucha sed, mi garganta se encontraba seca. El bombero me dirigió al boquete de salida, rápidamente me acostó en una camilla y me metió dentro de una ambulancia. En todo momento el bombero que me había salvado estuvo a mi lado, me llevaron al Sanatorio Santa Barbara que se encontraba a dos cuadras del lugar. Allí intentaron quitarme el plástico que tenía adherido a mi pierna derecha, pero no lograron.

De ahí fui trasladada al Hospital Centro Médico Bautista, ingrese de urgencias a quirófano y amanecí en Unidad de Terapia Intensiva. Todo ese tiempo estuve lúcida, consciente de lo que había ocurrido. A los 7 días del incendio, dan a mi madre la noticia más dolorosa, tenían que amputarme la pierna derecha, para continuar con vida, debido a la infección y las quemaduras de 3º grado que había provocado las llamas, mi rostro también sufrió pequeños salpicones, al igual que mis manos, fui sometida a varias cirugías reconstructivas; colgajos de cobertura y cirugía de avivamiento del hueso de la rótula que también sufrió quemaduras, para extender la rodilla se instaló un clavo de 15 cm entre la tibia y el fémur a través de la articulación, y permaneció unos 50 día hasta lograrse la cicatrización satisfactoria de los tejidos blandos.

Mi diagnóstico a los 24 días de internación era:
* Bronco aspiración de humo tóxico.
* Neumonitis química.
* Quemadura de 2do. y 3er. grado en pie lado derecho.
* Amputación de miembro inferior derecho por quemadura de 3er grado debido a síndrome compartimental, esto me obligo a permanecer en el Hospital por 2 meses y 17 días.

La tragedia dejó un saldo de 400 muertos, 365 sobrevivientes, 206 huérfanos y
5.000 familias afectadas de manera directa, entre la lista de sobrevivientes, yo de 7 años de edad.

A partir de ese momento todo cambio para mí, perdí una pierna pero sigo conservando la alegría de vivir. La desgracia tocó a mi puerta y gracias a mi valentía logré salir adelante.

Los primeros tiempos tenia que desenvolverme con muletas y silla de ruedas. No me gustaba para nada la idea, detestaba estar así. Pateaba a los médicos, a las enfermeras, no quería nada. Odiaba la vida luego de la tragedia.

Me negué hasta lo último, me costó aceptar al principio, pero algo me dio fuerza para levantarme y dije que nada me va vencer, que yo iba a caminar de cualquier forma.

Al salir del Hospital, seguí un largo tratamiento de recuperación, en un Centro de Rehabilitación Física desde el 16 de diciembre de 2004, también fui asistida a un Taller, desde el 7 de abril de 2005 para la provisión de una prótesis. Fui asistida con un programa integral de rehabilitación y que consistió en sesiones de; Fisioterapia, Terapia ocupacional y Psicología. El tratamiento de rehabilitación lo realicé hasta el 24 de octubre de 2005, fecha en que recibí mi primera prótesis.

Comencé a renovar esta vida que Dios me regalo, volví a nacer de las cenizas como un Ave Fénix y me siento más que agradecida con todas las personas que me acompañaron en mi recuperación. Nunca pensé que me apegaría tanto a la vida, a la voluntad de seguir viva, a pesar de tener que utilizar una prótesis.

Actualmente, sigo en la lucha, estoy cursando mi penúltimo año de la secundaria en el Colegio Técnico Javier, soy Presidenta del Centro de Estudiantes de mi colegio, practico y juego básquetbol, ando en bicicleta sin problemas hasta participo de maratones (no me quedo quieta ni un instante)..mi afición es leer, escribir, escribir y escribir..mi aspiración: convertirme en una gran psicóloga como mi mamá del corazón, quien me ayudo mucho a superar mis miedos y desafíos. Aprendí que la vida la pena, que tener una prótesis nunca debe ser impedimento para lograr las metas que nos proponemos, uno debe ser optimista ante todo y decidir hacerle frente a la vida a pesar de las dificultades que se le presenta..".
http://www.facebook.com/tatiana.gabaglio

Clara Anahí MARIANI, nacida el 12 de agosto de 1976, desaparecida el 24 de noviembre de 1976.

Clara Anahí MARIANI


Nacida el 12 de agosto de 1976
Desaparecida el 24 de noviembre de 1976

Madre: Diana TERUGGI
Padre: Daniel MARIANI

El 24 de noviembre de 1976, fuerzas policiales y del Ejército atacaron la casa de sus padres en la ciudad de La Plata. Allí fue asesinada Diana y secuestrada Clara Anahí, quien continúa desaparecida. El padre de la niña fue asesinado en La Plata, el 1º de agosto de 1977.


http://conadi.jus.gov.ar/gsdl/cgi-bin/library?e=d-000-00---0fotos--00-0-0-0prompt-10---4------0-1l--1-es-50---20-about---00001-001-1-0utfZz-8-0&a=d&c=fotos&cl=CL1.13&d=HASH01e464eeb883b24237a9cf8a

Financiamiento

Esta página y todo el trabajo que aquí (y en todo el conjunto de páginas que administro en nombre de la Fundación Saladino), se realiza se financia por completo con el dinero recibido de parte del Estado Nacional Argentino a fines del año 2011 en concepto de reparación monetaria por el secuestro, desaparición, tortura y asesinato de mi padre, Domingo Fortunato Saladino por parte del Terrorismo de Estado en 1978.

¡¡¡NECESITAMOS DONACIONES URGENTE!!! ¡¡¡AUNQUE SEAN DEPÓSITOS DE A DOS PESOS!!! ¡¡¡YA ESTAMOS TRABAJANDO EN TODO EL MUNDO Y NUESTRA PRESENCIA EN LA RED CONTRIBUYE A QUE INTERNET SEA JUSTA, IGUALITARIA Y QUE RESPONDA A LOS PROPÓSITOS PARA LOS QUE FUE CREADA!!!

Si querés colaborar con la Fundación Domingo Saladino para los Derechos Humanos podés hacerlo a través de la siguiente Caja de Ahorro del Banco Provincia de Buenos Aires: sucursal 4009 Nº de cuenta 502364/5, CBU bloque 1: 0140009-0, CBU bloque 2: 0340095023645-5.

Lacarra 132 bis, Capital Federal - CP 1407, Argentina, teléfonos: 0054 - 11 - 4672 - 51320054 - 11 - 2055 - 4552 (en reparación) / celular (y "What'sApp"): 0054 - 11 - 5957 - 39150054 - 11 - 3426 - 4371.
Correos electrónicos: info@fundacionsaladino.com.ar / tabomia@gmail.com / gustavosaladino@outlook.es / tabomia4@gmail.com / tabomia@yahoo.com.ar



Gustavo Saladino

D.N.I.16.453.320

Hijo de desaparecido y asesinado.
Héroe de la Resistencia Antifascista contra el genocidio cultural del menemismo.
Objetor de conciencia al Servicio Militar Obligatorio hasta su desaparición definitiva lo que me valió verme impedido de ejercer mi derecho cívico al voto entre 1983 y 1995.
Despedido del Estado en 1989 por ser hijo de desaparecido.
Denunciante contra los genocidas ante la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas) en 1984.
Co-Denunciante y querellante contra los genocidas de la Fuerza Aérea Argentina y de otras fuerzas de seguridad en la Causa Penal por delitos de lesa humanidad y genocidio Nº 7.273/06 en el área de la Subzona 16, entre muchas otras Causas.
Denunciante en 2011 ante la Justicia Federal argentina del gobierno norteamericano cómplice de los genocidas civiles y militares que desaparecieron y asesinaron a mi padre en 1978.
El primero en el mundo entero, como activista de derechos humanos, en accionar penalmente contra el oligopolio estadounidense destructor de memoria argentina "Google, Inc.", entre otros hechos, por perseguir y espiar ilegalmente ciudadanos dentro de su plataforma "You Tube".
Denunciante de hechos de corrupción de la era "kirchnerista".

Jésica y Cielo (me falta Verónica Fiorito y cartón lleno).

Jésica y Cielo (me falta Verónica Fiorito y cartón lleno).
Yo no fui (y ellas tampoco vinieron nunca. Ja, ja, ja).

Álgebra simbólica

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/2/25/Oudjat.svg/220px-Oudjat.svg.png

¿Mentir actuando, nene?
¿Tan sofisticaaado?

No se nada de matemáticas, bah.

Carta de amor

"Me muero de frío, estamos enterrados en el barro, no hay comida ni abrigo, el lugar es un desierto porque estoy sin vos". De una carta de un soldado argentino muerto en la Guerra de Malvinas a su novia en Chaco.

Entradas populares

Ciberespacio - tiempo libre de filonazis y psicobolches

Ciberespacio - tiempo libre de filonazis y psicobolches
ACÁ ESTAS COSAS NO PASAN