lunes, 3 de diciembre de 2012

El azúcar amarga para Blaquier viene con hongos en la entrepierna y una foto muy reciente al lado de la Presidenta y de De Vido


Azúcar amarga para Blaquier

Año 5. Edición número 235. Domingo 18 de noviembre de 2012
Blaquier. Camionetas de su empresa colaboraron para trasladar detenidos ilegales. (TELAM).

Otras notas

  • El tipo, uno de los empresarios más poderosos del país, esquivó esta semana una cita que pensaba no tener nunca: con la Justicia, para dar explicaciones por las desapariciones de la Noche del apagón, ocurrida hace 36 años. Carlos Pedro Blaquier debía declarar el jueves ante un juez federal de Jujuy. No lo hizo. Alegó que está en tratamiento por problemas cardíacos. Durante dos días no se supo de él, sólo que el 15 de abril había salido del país. Ayer, uno de sus abogados confirmó lo que se sospechaba: Blaquier está en Europa haciéndose estudios médicos.
  • Las coincidencias son estremecedoras. Treinta y cinco años atrás, los camiones del Ejército, de la Gendarmería y del Ingenio Ledesma salieron a cazar obreros y militantes amparados en la noche. Tomaron la precaución de cortar el suministro eléctrico. Fue un 27 de julio de 1976. Cuatrocientas personas fueron a parar a un campo de concentración improvisado en terrenos del Ledesma.
  • Hace veinte días, un joven juez tucumano dio la sorpresa: aceptó el pedido del fiscal Domingo Batule, y decidió tomarle declaración indagatoria por delitos de Lesa Humanidad a Carlos Pedro Blaquier, acaso el hombre más rico y poderoso de la Argentina. El juez federal Fernando Poviña, subrogante del juzgado federal 2 de Jujuy, instó al barón del azúcar a explicar el secuestro de 400 obreros, sindicalistas, estudiantes y profesionales durante el tristemente célebre Apagón de Ledesma.
  • Carlos Pedro Blaquier Estrugamou vive en La Torcaza, sobre la avenida Sucre, en una de las mansiones más impresionantes de las barrancas de San Isidro. Son pocos los embajadores que no hayan pasado por La Torcaza. En el inmenso salón comedor, Blaquier suele sentarse en la cabecera y alterna poemas, chistes verdes y loas al rey de Francia Luis XIV y a Julio Argentino Roca. Los invitados, de regalo, muchas veces se llevan un librito con los detalles de la mansión.
  • Nosotros somos la principal garantía para que Carlos Pedro Blaquier comparezca ante el juez.
  • El 8 de agosto aún no terminaba de clarear y el anciano ya estaba en el tercer piso del Consejo de la Magistratura, sobre la céntrica calle Libertad. Había llegado con anticipación para eludir la jauría movileros. Su estampa guardaba cierta semejanza con la del simpático Mister Magoo. No era otro que el empresario Carlos Pedro Blaquier. Le escoltaban tres abogados, dos hijos, un médico y el jefe de prensa del Ingenio Ledesma.
El empresario fue procesado por la Justicia por 29 desapariciones de la Noche del Apagón. Sus abogados apelarán.
Fue a través de un llamado telefónico de su abogado. Así, Ricardo Arédez recibió la noticia que muy pocos pensaban que podía pasar: el juez federal de Jujuy, Fernando Poviña, procesó el jueves a uno de los empresarios más poderosos de la Argentina, Carlos Pedro Tadeo Blaquier, como cómplice primario de la privación ilegal de la libertad de 29 personas durante la última dictadura. En ese momento, evocó a “las madres peladoras de caña y los padres obreros que no están, que murieron sin ver la justicia, tanta militancia digna que luchó por esto sin ánimo de venganza, con la ley en la mano”, según repasó al día siguiente ante Miradas al Sur –con la voz cruzada por el llanto– el menor de los cuatro hijos de Olga y Luis Arédez, ex intendente desaparecido de Libertador General San Martín.
Su padre pertenecía a la tendencia revolucionaria del peronismo y cometió la osadía, cuando fue intendente, de querer cobrarles impuestos a Ledesma. Está desaparecido desde el 13 de mayo de 1977. Su caso se encuentra entre los 29 por los que la Justicia procesó a Blaquier y al ex administrador del ingenio, Alberto Lemos, que reconoció ante Olga Arédez que la empresa había puesto sus móviles a disposición de las fuerzas armadas “para limpiar al país de indeseables”.
El directorio de Ledesma Sociedad Anónima Agrícola Industrial (SAAI) difundió un comunicado advirtiendo que apelará el fallo. “Sobre la base de una interpretación sesgada del contexto histórico vigente hace cuarenta años y sin pruebas suficientes, el juez concluyó que Ledesma colaboró con la dictadura aportando camionetas para la detención ilegal de personas”, señala. “Aunque respetuosa de la decisión judicial –continúa– Ledesma considera que numerosas pruebas que aportó no fueron valoradas ni tenidas en cuenta. La empresa ratifica una vez más que nunca prestó camionetas para la detención ilegal de personas”.
Ricardo Arédez está convencido de lo contrario. “La empresa vivió diciendo que no tuvo nada que ver, pero está clarita la participación de ellos. Por desgracia, para ellos quedamos vivos los que vimos. La persecución de Ledesma sobre los trabajadores y delegados sindicales no empezó con la dictadura, empezó mucho antes”, dice el querellante.
Los procesamientos del juez Poviña refieren a dos causas que se instruyen por separadamente. En la primera se investigan las desapariciones de tres delegados y, además, Arédez. En la segunda, los procesó por la privación ilegal de 26 vecinos y trabajadores de la firma en la Noche del Apagón. Así conoce la historia a la larga noche jujeña que duró siete: desde el 20 al 27 de julio de 1976, el Ingenio Ledesma desconectó en varias oportunidades la electricidad de sus generadores, dejando la zona en tinieblas. El juez sostiene que dispusieron camionetas del Ingenio para que Gendarmería y la policía provincial detuvieran a 400 personas. Sin embargo, la resolución sólo les imputa 26 víctimas de las que se tiene pruebas, y no se detiene en las denuncias por torturas en centros clandestinos improvisados en el predio de la empresa.
Las resoluciones recalan con contundencia en un aspecto que poco se ha cristalizado en fallos judiciales: la instauración de un modelo económico a pedir de los grupos empresariales, y la colaboración de muchos de ellos en la instrumentación de la represión ilegal de las Fuerzas Armadas. “Los militares a cargo de los sucesivos golpes de Estado fueron apoyados y se beneficiaron con la colaboración activa de los mayores grupos económicos del país”, dice la resolución judicial. En ese marco, el magistrado responsabiliza a Blaquier y a Lemos como responsables de las políticas de la empresa. “El aporte rendido por Blaquier y Lemos, como la facilitación de medios de transporte para el traslado de los detenidos, se orientó a la consumación de los hechos principales de privación de libertad de las víctimas”, apunta el fallo.
El juez se basó en varios testimonios que cuentan haber visto el logo de la empresa en el chasis de las camionetas, en la Noche del Apagón. Y documentación: un libro en el destacamento de Orán donde quedaron registrados los camiones de Ledesma que entraron el día del golpe, y un convenio hallado hace pocos días firmado por el jefe de Gendarmería de la zona, Domingo Bussi, y la empresa Ledesma para la provisión del camiones. Por otro lado, el juez se apoya en la intencionalidad que tuvo la empresa: sabía perfectamente lo que sucedería con los secuestrados.
La noche que supo que al barón del azúcar, cuyo imperio rige desde hace más de un siglo el destino de Libertador Ledesma, se le había acabado la impunidad, Ricardo Arédez no pudo dormir. Habían vencido al miedo de enfrentar “un poder tremendo, absoluto, de 150 años”. Y, asediado de insomnio y conmoción, se sentó en su computadora a escribir: “Por las Madres de Ledesma que ya no están, mis madres, mis padres, hermanos, hijos, ex presos políticos, sus esposas que soportaron toda clase de humillaciones, por los pueblos originarios que fueron echados de sus lugares naturales para que los Wollman - Arrieta y Blaquier vivan de todos ellos.”.

http://sur.infonews.com/notas/azucar-amarga-para-blaquier

Clara Anahí MARIANI, nacida el 12 de agosto de 1976, desaparecida el 24 de noviembre de 1976.

Clara Anahí MARIANI


Nacida el 12 de agosto de 1976
Desaparecida el 24 de noviembre de 1976

Madre: Diana TERUGGI
Padre: Daniel MARIANI

El 24 de noviembre de 1976, fuerzas policiales y del Ejército atacaron la casa de sus padres en la ciudad de La Plata. Allí fue asesinada Diana y secuestrada Clara Anahí, quien continúa desaparecida. El padre de la niña fue asesinado en La Plata, el 1º de agosto de 1977.


http://conadi.jus.gov.ar/gsdl/cgi-bin/library?e=d-000-00---0fotos--00-0-0-0prompt-10---4------0-1l--1-es-50---20-about---00001-001-1-0utfZz-8-0&a=d&c=fotos&cl=CL1.13&d=HASH01e464eeb883b24237a9cf8a

Financiamiento

Esta página y todo el trabajo que aquí (y en todo el conjunto de páginas que administro en nombre de la Fundación Saladino), se realiza se financia por completo con el dinero recibido de parte del Estado Nacional Argentino a fines del año 2011 en concepto de reparación monetaria por el secuestro, desaparición, tortura y asesinato de mi padre, Domingo Fortunato Saladino por parte del Terrorismo de Estado en 1978.

¡¡¡NECESITAMOS DONACIONES URGENTE!!! ¡¡¡AUNQUE SEAN DEPÓSITOS DE A DOS PESOS!!! ¡¡¡YA ESTAMOS TRABAJANDO EN TODO EL MUNDO Y NUESTRA PRESENCIA EN LA RED CONTRIBUYE A QUE INTERNET SEA JUSTA, IGUALITARIA Y QUE RESPONDA A LOS PROPÓSITOS PARA LOS QUE FUE CREADA!!!

Si querés colaborar con la Fundación Domingo Saladino para los Derechos Humanos podés hacerlo a través de la siguiente Caja de Ahorro del Banco Provincia de Buenos Aires: sucursal 4009 Nº de cuenta 502364/5, CBU bloque 1: 0140009-0, CBU bloque 2: 0340095023645-5.

Lacarra 132 bis, Capital Federal - CP 1407, Argentina, teléfonos: 0054 - 11 - 4672 - 51320054 - 11 - 2055 - 4552 (en reparación) / celular (y "What'sApp"): 0054 - 11 - 5957 - 39150054 - 11 - 3426 - 4371.
Correos electrónicos: info@fundacionsaladino.com.ar / tabomia@gmail.com / gustavosaladino@outlook.es / tabomia4@gmail.com / tabomia@yahoo.com.ar



Gustavo Saladino

D.N.I.16.453.320

Hijo de desaparecido y asesinado.
Héroe de la Resistencia Antifascista contra el genocidio cultural del menemismo.
Objetor de conciencia al Servicio Militar Obligatorio hasta su desaparición definitiva lo que me valió verme impedido de ejercer mi derecho cívico al voto entre 1983 y 1995.
Despedido del Estado en 1989 por ser hijo de desaparecido.
Denunciante contra los genocidas ante la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas) en 1984.
Co-Denunciante y querellante contra los genocidas de la Fuerza Aérea Argentina y de otras fuerzas de seguridad en la Causa Penal por delitos de lesa humanidad y genocidio Nº 7.273/06 en el área de la Subzona 16, entre muchas otras Causas.
Denunciante en 2011 ante la Justicia Federal argentina del gobierno norteamericano cómplice de los genocidas civiles y militares que desaparecieron y asesinaron a mi padre en 1978.
El primero en el mundo entero, como activista de derechos humanos, en accionar penalmente contra el oligopolio estadounidense destructor de memoria argentina "Google, Inc.", entre otros hechos, por perseguir y espiar ilegalmente ciudadanos dentro de su plataforma "You Tube".
Denunciante de hechos de corrupción de la era "kirchnerista".

Jésica y Cielo (me falta Verónica Fiorito y cartón lleno).

Jésica y Cielo (me falta Verónica Fiorito y cartón lleno).
Yo no fui (y ellas tampoco vinieron nunca. Ja, ja, ja).

Álgebra simbólica

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/2/25/Oudjat.svg/220px-Oudjat.svg.png

¿Mentir actuando, nene?
¿Tan sofisticaaado?

No se nada de matemáticas, bah.

Carta de amor

"Me muero de frío, estamos enterrados en el barro, no hay comida ni abrigo, el lugar es un desierto porque estoy sin vos". De una carta de un soldado argentino muerto en la Guerra de Malvinas a su novia en Chaco.

Entradas populares

Ciberespacio - tiempo libre de filonazis y psicobolches

Ciberespacio - tiempo libre de filonazis y psicobolches
ACÁ ESTAS COSAS NO PASAN