viernes, 29 de marzo de 2013

once millones de visitas - La floggera con más rating - Le dicen Cumbio. Pero se llama Agustina Vivero. Tiene 17 años. Nike la contrató para una campaña de ropa. El fenómeno.

once millones de visitas

La floggera con más rating

Le dicen Cumbio. Pero se llama Agustina Vivero. Tiene 17 años. Nike la contrató para una campaña de ropa. El fenómeno.

Candelaria Schamun
15.08.2008
Reina del Abasto. La adolescente para en las escaleras del shopping Abasto, donde coinciden floggers de toda la Argentina.
Agustina Vivero, Cumbio para todos, tiene 17 años y un fotolog. Pero no cualquiera. Su página (www.fotolog.com/cumbio), en un año y medio, registró 11 millones de visitas. Cada vez que sube una foto se produce algo mágico: al instante, más de 300 chicos hacen un comentario. Las marcas de esta época morirían por tener un canal de difusión tan potente. Por algo fue la cara de una de las últimas campañas de Nike.

Va un ejemplo de lo que genera Agustina: mientras concede esta entrevista, dos chicas que pasean con su madre por el shopping Abasto –ese lugar que los floggers adoptaron como templo de su religión– ven a su ídola y sus caras enloquecen. La madre de las nenas interrumpe el reportaje y dice: “Cumbio, mis hijas quieren sacarse una foto con vos, pero no se animan a pedírtelo”. Cumbio se levanta de un salto y abraza a las nenas, como si fuera Gilda. La madre desenfunda la cámara digital y dispara una foto detrás de otra, fotos que seguramente serán posteadas con orgullo en algún flog.

Agustina tiene cara de nena, ojos inquietos y un piercing que le agujerea el labio inferior izquierdo. Cuando habla se entretiene jugando con el aro. Usa el pelo negro y unos mechones teñidos de pelirrojo. Lleva puesto los infaltables pantalones elastizados chupines. Unas botitas Nike blancas. Y un carisma que le brota por los poros. El celular le quema, suena como si fuera una estrella de Cris Morena.

“Estoy feliz. Cuando empecé con el flog no pensé que iba a llegar tan lejos. La gente me para por la calle para sacarse una foto o pedirme un autógrafo”, dice y no para de mover sus manos, hiperkinéticas, que tiemblan como una hoja.

–¿Porqué el fotolog se llama Cumbio?

–Iba a un colegio con orientación musical, especialmente rock y pop. Pero a mí siempre me gustó la cumbia. Una amiga deformó el nombre y me quedó Cumbio.

–¿Y qué música escucha?

–Damas Gratis, Amar Azul y El Polaco. Soy una flogger poco común. Uso chupines pero me gusta la cumbia. En el ambiente es raro porque los floggers escuchan música electrónica. Pero a mí no me cabe y no tengo problema en decirlo. Cuenta que un día unos cartoneros la reconocieron. “Pararon sus carros y me dijeron: ‘Vos sos la de la televisión y me abrazaron’. Eso fue regroso”, dice.

Los clubs de fans de Cumbio se multiplican. A su teléfono llegan más de 200 mensajes de texto por día. Le llueven regalos: osos de peluche, pulseras, cartas. “Estoy muy agradecida por el cariño de la gente. Sin ellos no podría haber logrado nada. Tengo club de fans en casi todas las provincias del interior como Chaco, Córdoba, Formosa”, dice la flogstar, que cobra 400 pesos por ir a un boliche y todavía se asombra porque hasta hace poco tenía que hacer cola como cualquier hija de vecino.

Pero también tiene enemigos. “Muchos pibes me odian, no se por qué. Publicaron mi celular en todos lados, hasta en un sitio porno. Me han llamados viejos pajeros en busca de sexo. Los sacaba volando”.

En los afiches de la campaña que hizo para Nike –Cumbio no quiere revelar cuánto cobro por prestar su imagen– aparece como una diva, con anteojos azules metalizados y unas tiras de acrílico que pasan por encima del vidrio. Como si Cumbio, finalmente una chica pop, viera el mundo con las gafas puestas, a través de una persiana americana.

–¿Qué le pasa cuando la paran para pedirle un autógrafo?

–No lo puedo creer. Antes de ayer fui al programa de Susana Giménez, fue algo increíble.

–¿Qué le gustaría hacer con toda esta fama?

–Usar este momento mediático y hacer una movida solidaria. Una fiesta para recaudar comida, juguetes para chicos humildes. Por ejemplo, que Coca Cola ponga la bebida, otra empresa la música y hacer una gran fiesta.
 
 
Enlaces
 

Clara Anahí MARIANI, nacida el 12 de agosto de 1976, desaparecida el 24 de noviembre de 1976.

Clara Anahí MARIANI


Nacida el 12 de agosto de 1976
Desaparecida el 24 de noviembre de 1976

Madre: Diana TERUGGI
Padre: Daniel MARIANI

El 24 de noviembre de 1976, fuerzas policiales y del Ejército atacaron la casa de sus padres en la ciudad de La Plata. Allí fue asesinada Diana y secuestrada Clara Anahí, quien continúa desaparecida. El padre de la niña fue asesinado en La Plata, el 1º de agosto de 1977.


http://conadi.jus.gov.ar/gsdl/cgi-bin/library?e=d-000-00---0fotos--00-0-0-0prompt-10---4------0-1l--1-es-50---20-about---00001-001-1-0utfZz-8-0&a=d&c=fotos&cl=CL1.13&d=HASH01e464eeb883b24237a9cf8a

Financiamiento

Esta página y todo el trabajo que aquí (y en todo el conjunto de páginas que administro en nombre de la Fundación Saladino), se realiza se financia por completo con el dinero recibido de parte del Estado Nacional Argentino a fines del año 2011 en concepto de reparación monetaria por el secuestro, desaparición, tortura y asesinato de mi padre, Domingo Fortunato Saladino por parte del Terrorismo de Estado en 1978.

¡¡¡NECESITAMOS DONACIONES URGENTE!!! ¡¡¡AUNQUE SEAN DEPÓSITOS DE A DOS PESOS!!! ¡¡¡YA ESTAMOS TRABAJANDO EN TODO EL MUNDO Y NUESTRA PRESENCIA EN LA RED CONTRIBUYE A QUE INTERNET SEA JUSTA, IGUALITARIA Y QUE RESPONDA A LOS PROPÓSITOS PARA LOS QUE FUE CREADA!!!

Si querés colaborar con la Fundación Domingo Saladino para los Derechos Humanos podés hacerlo a través de la siguiente Caja de Ahorro del Banco Provincia de Buenos Aires: sucursal 4009 Nº de cuenta 502364/5, CBU bloque 1: 0140009-0, CBU bloque 2: 0340095023645-5.

Lacarra 132 bis, Capital Federal - CP 1407, Argentina, teléfonos: 0054 - 11 - 4672 - 51320054 - 11 - 2055 - 4552 (en reparación) / celular (y "What'sApp"): 0054 - 11 - 5957 - 39150054 - 11 - 3426 - 4371.
Correos electrónicos: info@fundacionsaladino.com.ar / tabomia@gmail.com / gustavosaladino@outlook.es / tabomia4@gmail.com / tabomia@yahoo.com.ar



Gustavo Saladino

D.N.I.16.453.320

Hijo de desaparecido y asesinado.
Héroe de la Resistencia Antifascista contra el genocidio cultural del menemismo.
Objetor de conciencia al Servicio Militar Obligatorio hasta su desaparición definitiva lo que me valió verme impedido de ejercer mi derecho cívico al voto entre 1983 y 1995.
Despedido del Estado en 1989 por ser hijo de desaparecido.
Denunciante contra los genocidas ante la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas) en 1984.
Co-Denunciante y querellante contra los genocidas de la Fuerza Aérea Argentina y de otras fuerzas de seguridad en la Causa Penal por delitos de lesa humanidad y genocidio Nº 7.273/06 en el área de la Subzona 16, entre muchas otras Causas.
Denunciante en 2011 ante la Justicia Federal argentina del gobierno norteamericano cómplice de los genocidas civiles y militares que desaparecieron y asesinaron a mi padre en 1978.
El primero en el mundo entero, como activista de derechos humanos, en accionar penalmente contra el oligopolio estadounidense destructor de memoria argentina "Google, Inc.", entre otros hechos, por perseguir y espiar ilegalmente ciudadanos dentro de su plataforma "You Tube".
Denunciante de hechos de corrupción de la era "kirchnerista".

Jésica y Cielo (me falta Verónica Fiorito y cartón lleno).

Jésica y Cielo (me falta Verónica Fiorito y cartón lleno).
Yo no fui (y ellas tampoco vinieron nunca. Ja, ja, ja).

Álgebra simbólica

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/2/25/Oudjat.svg/220px-Oudjat.svg.png

¿Mentir actuando, nene?
¿Tan sofisticaaado?

No se nada de matemáticas, bah.

Carta de amor

"Me muero de frío, estamos enterrados en el barro, no hay comida ni abrigo, el lugar es un desierto porque estoy sin vos". De una carta de un soldado argentino muerto en la Guerra de Malvinas a su novia en Chaco.

Entradas populares

Ciberespacio - tiempo libre de filonazis y psicobolches

Ciberespacio - tiempo libre de filonazis y psicobolches
ACÁ ESTAS COSAS NO PASAN