lunes, 25 de junio de 2012

No hay vacuna contra la miseria

La peor epidemia es la que no se quiere ver. En la Argentina, 5 millones de chicos menores de 17 años son pobres y 1.700.000 son indigentes.





No hay vacuna contra la miseria







La peor epidemia es la que no se quiere ver. En la Argentina del crecimiento macroeconómico, trece mil personas se enferman y un millar se muere todos los años a causa de la tuberculosis. Una enfermedad a la que Robert Koch le sacó la ficha a mediados del siglo XIX, cuando descubrió el bacilo que la transmitía a los seres humanos. Lo que este alemán de calva prominente y barba puntiaguda no imaginó es que toda su ciencia no iba a alcanzar para combatir a los verdaderos responsables de estas enfermedades. “Frente a la miseria, la tristeza, la angustia y el infortunio social de los pueblos, los microbios, las bacterias y los virus, como causas de enfermedad, son unas pobres causas”, dijo alguna vez Ramón Carrillo, aquel ministro de los dos primeros gobiernos peronistas, que hizo por la salud pública más que todos sus sucesores juntos. Y cuánta razón tenía.

En la Argentina, 5 millones de chicos menores de 17 años son pobres y 1.700.000 son indigentes. La desigualdad es tan grande que la mortalidad infantil nacional es de 12,9 menores de un año fallecidos cada 1.000 nacidos vivos, pero en es de 24,2, comparable con la de Cabo Verde (África) (25), Turquía (24) u Honduras (23). Un formoseño tiene más probabilidades de morir que si hubiera nacido en el territorio palestino ocupado (20).

La no explica esas cifras. “La nefasta combinación de políticas económicas deficientes y una mala gestión de los recursos es responsable en gran medida de que la mayoría de la población del mundo no goce del grado de buena salud que sería biológicamente posible”, aseguró la Organización Mundial de la Salud en un reciente documento. Allí se señala: “La causa de muchas enfermedades no es la falta de antibióticos, sino la suciedad del agua, y las fuerzas políticas, sociales y económicas que no logran proporcionar agua limpia para todos; la causa de las cardiopatías no es la carencia de unidades de atención coronaria, sino el modo de vida de la población, que está configurado por el entorno en que vive; la obesidad no es culpa de un vicio personal, sino de la excesiva disponibilidad de alimentos ricos en grasas y azúcares”.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, aparecieron veinticuatro nuevas villas miseria con una población estimada en 12 mil personas.

En 2001 había 109.000 personas que vivían en villas. Menos de un decenio después, ya suman 168.000.

Tres de cada diez habitantes de Buenos Aires no cuenta con ninguna cobertura de salud: ni obra social, ni PAMI, ni prepagas. Los sectores más desatendidos se encuentran geográficamente en el sur de la ciudad, donde también se ubica el 72% de las villas de emergencia.

“Donde hay más pobres y marginados, la tuberculosis hace más estragos que en los lugares donde existe un mejor desarrollo económico y social. Pero esto no quiere decir que una buena situación socioeconómica signifique una vacuna contra la enfermedad. Porque la tuberculosis entra al Barrio Norte traída por personas que la arrastran desde su medio ambiente. Hay que tener cuidado con eso porque nadie es inmune a contraer tuberculosis”, explica el doctor Luis González Montaner, que es profesor honorario de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires y una de las voces más autorizadas para hablar de este tema. “Nuestras estadísticas son relativamente confiables porque hay un infrarregistro de casos. Pero igualmente para nosotros es una cifra alta. Tenemos entre 13.000 y 14.000 infectados nuevos por año. Y un tercio de la población está infectada”, agrega el especialista.

A este escenario hay que sumarle la reaparición del dengue hemorrágico en el Noroeste argentino, con el registro de al menos tres muertes ocurridas en las últimas semanas; del hantavirus, que llegó para quedarse en la provincia de Buenos Aires, donde ya produjo varios fallecimientos, y de la leishmaniasis, otra enfermedad transmitida por animales, que reemergió fundamentalmente en el Litoral argentino.

Esto completa un cuadro sanitario preocupante ante el cual poco pueden hacer médicos, enfermeras y auxiliares. Porque ellos están capacitados para combatir microbios, parásitos, virus y bacterias. Pero todavía no tienen una vacuna contra la miseria.


http://www.taringa.net/posts/noticias/2409673/Argentina_-No-hay-vacuna-contra-la-miseria.html

Clara Anahí MARIANI, nacida el 12 de agosto de 1976, desaparecida el 24 de noviembre de 1976.

Clara Anahí MARIANI


Nacida el 12 de agosto de 1976
Desaparecida el 24 de noviembre de 1976

Madre: Diana TERUGGI
Padre: Daniel MARIANI

El 24 de noviembre de 1976, fuerzas policiales y del Ejército atacaron la casa de sus padres en la ciudad de La Plata. Allí fue asesinada Diana y secuestrada Clara Anahí, quien continúa desaparecida. El padre de la niña fue asesinado en La Plata, el 1º de agosto de 1977.


http://conadi.jus.gov.ar/gsdl/cgi-bin/library?e=d-000-00---0fotos--00-0-0-0prompt-10---4------0-1l--1-es-50---20-about---00001-001-1-0utfZz-8-0&a=d&c=fotos&cl=CL1.13&d=HASH01e464eeb883b24237a9cf8a

Financiamiento

Esta página y todo el trabajo que aquí (y en todo el conjunto de páginas que administro en nombre de la Fundación Saladino), se realiza se financia por completo con el dinero recibido de parte del Estado Nacional Argentino a fines del año 2011 en concepto de reparación monetaria por el secuestro, desaparición, tortura y asesinato de mi padre, Domingo Fortunato Saladino por parte del Terrorismo de Estado en 1978.

¡¡¡NECESITAMOS DONACIONES URGENTE!!! ¡¡¡AUNQUE SEAN DEPÓSITOS DE A DOS PESOS!!! ¡¡¡YA ESTAMOS TRABAJANDO EN TODO EL MUNDO Y NUESTRA PRESENCIA EN LA RED CONTRIBUYE A QUE INTERNET SEA JUSTA, IGUALITARIA Y QUE RESPONDA A LOS PROPÓSITOS PARA LOS QUE FUE CREADA!!!

Si querés colaborar con la Fundación Domingo Saladino para los Derechos Humanos podés hacerlo a través de la siguiente Caja de Ahorro del Banco Provincia de Buenos Aires: sucursal 4009 Nº de cuenta 502364/5, CBU bloque 1: 0140009-0, CBU bloque 2: 0340095023645-5.

Lacarra 132 bis, Capital Federal - CP 1407, Argentina, teléfonos: 0054 - 11 - 4672 - 51320054 - 11 - 2055 - 4552 (en reparación) / celular (y "What'sApp"): 0054 - 11 - 5957 - 39150054 - 11 - 3426 - 4371.
Correos electrónicos: info@fundacionsaladino.com.ar / tabomia@gmail.com / gustavosaladino@outlook.es / tabomia4@gmail.com / tabomia@yahoo.com.ar



Gustavo Saladino

D.N.I.16.453.320

Hijo de desaparecido y asesinado.
Héroe de la Resistencia Antifascista contra el genocidio cultural del menemismo.
Objetor de conciencia al Servicio Militar Obligatorio hasta su desaparición definitiva lo que me valió verme impedido de ejercer mi derecho cívico al voto entre 1983 y 1995.
Despedido del Estado en 1989 por ser hijo de desaparecido.
Denunciante contra los genocidas ante la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas) en 1984.
Co-Denunciante y querellante contra los genocidas de la Fuerza Aérea Argentina y de otras fuerzas de seguridad en la Causa Penal por delitos de lesa humanidad y genocidio Nº 7.273/06 en el área de la Subzona 16, entre muchas otras Causas.
Denunciante en 2011 ante la Justicia Federal argentina del gobierno norteamericano cómplice de los genocidas civiles y militares que desaparecieron y asesinaron a mi padre en 1978.
El primero en el mundo entero, como activista de derechos humanos, en accionar penalmente contra el oligopolio estadounidense destructor de memoria argentina "Google, Inc.", entre otros hechos, por perseguir y espiar ilegalmente ciudadanos dentro de su plataforma "You Tube".
Denunciante de hechos de corrupción de la era "kirchnerista".

Jésica y Cielo (me falta Verónica Fiorito y cartón lleno).

Jésica y Cielo (me falta Verónica Fiorito y cartón lleno).
Yo no fui (y ellas tampoco vinieron nunca. Ja, ja, ja).

Álgebra simbólica

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/2/25/Oudjat.svg/220px-Oudjat.svg.png

¿Mentir actuando, nene?
¿Tan sofisticaaado?

No se nada de matemáticas, bah.

Carta de amor

"Me muero de frío, estamos enterrados en el barro, no hay comida ni abrigo, el lugar es un desierto porque estoy sin vos". De una carta de un soldado argentino muerto en la Guerra de Malvinas a su novia en Chaco.

Entradas populares

Ciberespacio - tiempo libre de filonazis y psicobolches

Ciberespacio - tiempo libre de filonazis y psicobolches
ACÁ ESTAS COSAS NO PASAN