lunes, 14 de noviembre de 2011

LA JUEZA MARGARITA CAMUS, QUERELLANTE EN EL PRIMER JUICIO POR DELITOS DE LESA HUMANIDAD EN SAN JUAN - “Es una manera de cerrar una herida”

Imagen: Gentileza diario El Zonda
LA JUEZA MARGARITA CAMUS, QUERELLANTE EN EL PRIMER JUICIO POR DELITOS DE LESA HUMANIDAD EN SAN JUAN

“Es una manera de cerrar una herida”

Margarita Camus se representa a sí misma y a otras víctimas del terrorismo de Estado. “Tenerlos enfrente (a los represores), demostrar con pruebas todo el mal que hicieron. Esa fue la única razón por la que estudié abogacía”, dice.

 Por Ailín Bullentini
Margarita Camus llegó con sus padres al Regimiento de Infantería de Montaña Nº 22 de San Juan, desde donde la habían citado, en noviembre de 1976. “Quedé a disposición del Poder Ejecutivo Nacional y me trasladaron al penal de Chimbas, donde me torturaron”, rememoró en una entrevista con Página/12. Hoy jueza de Ejecución de Penas en San Juan, Camus es querellante –y su propia abogada– en el primer juicio por delitos de lesa humanidad que se desarrolla en la provincia, en el que están imputados trece represores, entre ellos el militar retirado Jorge Olivera y quien fue jefe del Tercer Cuerpo del Ejército, Luciano Benjamín Menéndez. “Los veo y me acuerdo de la Margarita de 20 años, desnuda y encapuchada, que ellos sometieron. Ahora puedo decirles en la cara que por todo eso irán presos”, dijo Camus, que también patrocina, entre otros, a su hermano Eloy, también detenido y torturado, y a su hermana María Julia.
–¿Por qué decidió ser su propia abogada? –Existen demasiados detalles que sólo uno, que lo vivió, sabe cómo describir. Como abogada, el hecho de haber sufrido el terrorismo de Estado en cuerpo, mente y alma me avala para traducir mejor esas vivencias en herramientas de justicia para mí y el resto de las víctimas. En lo personal, además, es una manera de cerrar una herida. Tenerlos enfrente, poder demostrar con pruebas concretas todo el mal que hicieron, ésa fue la única razón por la que abandoné sociología (estaba en tercer año de la carrera cuando fue víctima de la dictadura) y estudié abogacía cuando me dejaron en libertad.
–¿Por qué la detuvieron? –Me citaron desde el RIM Nº 22. Mis padres me llevaron, me recibió el jefe del regimiento y me hicieron quedar. El tipo me entregó al teniente (José) Olivera, el jefe de la patota. Después de unos días de estar allí me trasladaron a Chimbas. Quedé a disposición del PEN. Llegué y fui directo a interrogatorio que el grupo de tareas hacía en la “escuelita” del penal –el aula donde los presos estudiaban–, donde me torturaron con picana, con golpes. Me llevaban atada de manos y encapuchada. Me manosearon y me hicieron simulacros de fusilamiento. De vez en cuando mi abuelo (el ex gobernador depuesto de San Juan, Eloy Camus), que estaba preso ahí también, me veía cuando me sacaban encapuchada y golpeada de la “escuelita”. Lo hacían a propósito, para torturarlo psicológicamente. En el ’77 me llevaron a declarar a un juzgado federal por mi supuesta causa, que iniciaron con un papel que me hicieron firmar encapuchada, golpeada y con un revólver en la cabeza. Dije que yo no había dicho nada de lo que figuraba en ese documento y que quería denunciar todo lo que me hacían en Chimbas.
–¿Qué dificultades encontró hasta llegar a este juicio? –Las declaraciones ante tribunales militares, recién iniciada la democracia. Me acuerdo de mí y de mi hermano viajando 200 kilómetros para declarar en un cuartel militar de Mendoza, el terror que significó contar todo en un lugar lleno de militares. Muchos sobrevivientes no quisieron pasar por ese momento. Había mucho miedo, había pasado muy poco tiempo y esos tribunales no fomentaban en absoluto ese primer paso. Luego vinieron las leyes de obediencia debida y punto final, los indultos, golpes tremendos. Con los Juicios por la Verdad nos fuimos levantando, y la reapertura de las causas fue un renacer. Y entonces, otro golpe: los camaristas federales mendocinos y la revelación de la connivencia del Poder Judicial con el aparato represivo del Estado. Ahí caímos en por qué las causas tardaban tanto en avanzar, o por qué Cuyo tiene tan pocos represores presos. Los siete prófugos en este juicio son la consecuencia de la actuación de la Cámara de Casación mendocina.
–¿Qué provocó en la sociedad sanjuanina el inicio de este juicio? –En San Juan siempre se silenció lo ocurrido durante la dictadura y cuesta que la sociedad participe. Aunque la presencia de la juventud durante la primera audiencia del juicio fue esperanzadora, las jornadas son públicas, pero casi toda la gente que participa tiene alguna implicancia. No hay público. El mensaje que se ofrece desde los medios masivos no ayuda. El tratamiento del juicio contra los apropiadores de un chico (Jorge Guillermo Goya Martínez Aranda) durante la dictadura jugó en contra; la foto que resumió todo el juicio según un medio grande de San Juan fue la que muestra al apropiado y a sus apropiadores sonrientemente abrazados. La ausencia casi completa de los organismos estatales de derechos humanos también es un tema. La Secretaría de Derechos Humanos no participó de la instrucción de este juicio (el que analiza su caso, entre otros 60) y se convirtió en querellante hace poco, pero no fue a ninguna audiencia. De hecho no reconoce a La Marquesita como centro clandestino de detención, cuando fue el único de la provincia en el que exclusivamente hubo secuestrados y torturados.
–¿Los imputados son representativos del funcionamiento del aparato represivo de la provincia? –Falta la policía provincial. Uno de los prófugos, Juan Carlos Coronel, está sindicado como el jefe de esa fuerza, pero el tipo era un milico. Igual se va a poder probar cómo la estructura formal de las fuerzas no era, en realidad, la estructura real, aunque las órdenes eran dadas siempre en forma vertical y ninguno desconocía lo que sucedía. El trabajo sucio, en su mayoría, lo hacían los hombres de menor rango que integraban el grupo de tareas de San Juan y no superó las 30 personas, pero no fue una estructura que se armó con desconocimiento de los jefes. Olivera, acusado por casi todas las víctimas de este juicio, era teniente, un cargo bajo. Por otro lado, no se pudo juzgar a los jefes de cargos altos porque murieron ya. Ellos se sentían tranquilos, se manejaban con total impunidad. Los jueces impartían justicia para ellos.
–¿Qué ventajas o desventajas encuentra en la combinación de las cuatro causas que se analizan en este juicio? –Hace tres años, en período de instrucción, las querellas pedimos la unificación de las causas. Recién las unificaron cuando fue el juicio. La unificación evitará el desgaste de declarar muchas veces a los testigos, pero también les exigirá un trabajo de memoria riguroso, porque hablarán para muchas causas en una misma vez. En cuanto a los imputados, la unificación de causas permitirá, en muchos casos, la existencia de una condena, ya que se podrá demostrar la sistematización de la represión: la patota torturadora era la misma. Además se podrá probar que los hechos que denunciamos los vivos también los sufrieron los muertos y los desaparecidos.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-181187-2011-11-14.html

Enlaces

-UN JUEZ DENUNCIO AL JEFE DE GOBIERNO POR NEGAR ASISTENCIA HABITACIONAL A UNA MUJER CON CINCO HIJOS - La “dejadez burocrática” de Macri

-EL TESTIMONIO DE MARIANA ZAFFARONI ISLAS, SECUESTRADA Y APROPIADA CUANDO TENIA UN AñO - “Un proceso difícil, pero liberador”

Clara Anahí MARIANI, nacida el 12 de agosto de 1976, desaparecida el 24 de noviembre de 1976.

Clara Anahí MARIANI


Nacida el 12 de agosto de 1976
Desaparecida el 24 de noviembre de 1976

Madre: Diana TERUGGI
Padre: Daniel MARIANI

El 24 de noviembre de 1976, fuerzas policiales y del Ejército atacaron la casa de sus padres en la ciudad de La Plata. Allí fue asesinada Diana y secuestrada Clara Anahí, quien continúa desaparecida. El padre de la niña fue asesinado en La Plata, el 1º de agosto de 1977.


http://conadi.jus.gov.ar/gsdl/cgi-bin/library?e=d-000-00---0fotos--00-0-0-0prompt-10---4------0-1l--1-es-50---20-about---00001-001-1-0utfZz-8-0&a=d&c=fotos&cl=CL1.13&d=HASH01e464eeb883b24237a9cf8a

Financiamiento

Esta página y todo el trabajo que aquí (y en todo el conjunto de páginas que administro en nombre de la Fundación Saladino), se realiza se financia por completo con el dinero recibido de parte del Estado Nacional Argentino a fines del año 2011 en concepto de reparación monetaria por el secuestro, desaparición, tortura y asesinato de mi padre, Domingo Fortunato Saladino por parte del Terrorismo de Estado en 1978.

¡¡¡NECESITAMOS DONACIONES URGENTE!!! ¡¡¡AUNQUE SEAN DEPÓSITOS DE A DOS PESOS!!! ¡¡¡YA ESTAMOS TRABAJANDO EN TODO EL MUNDO Y NUESTRA PRESENCIA EN LA RED CONTRIBUYE A QUE INTERNET SEA JUSTA, IGUALITARIA Y QUE RESPONDA A LOS PROPÓSITOS PARA LOS QUE FUE CREADA!!!

Si querés colaborar con la Fundación Domingo Saladino para los Derechos Humanos podés hacerlo a través de la siguiente Caja de Ahorro del Banco Provincia de Buenos Aires: sucursal 4009 Nº de cuenta 502364/5, CBU bloque 1: 0140009-0, CBU bloque 2: 0340095023645-5.

Lacarra 132 bis, Capital Federal - CP 1407, Argentina, teléfonos: 0054 - 11 - 4672 - 51320054 - 11 - 2055 - 4552 (en reparación) / celular (y "What'sApp"): 0054 - 11 - 5957 - 39150054 - 11 - 3426 - 4371.
Correos electrónicos: info@fundacionsaladino.com.ar / tabomia@gmail.com / gustavosaladino@outlook.es / tabomia4@gmail.com / tabomia@yahoo.com.ar



Gustavo Saladino

D.N.I.16.453.320

Hijo de desaparecido y asesinado.
Héroe de la Resistencia Antifascista contra el genocidio cultural del menemismo.
Objetor de conciencia al Servicio Militar Obligatorio hasta su desaparición definitiva lo que me valió verme impedido de ejercer mi derecho cívico al voto entre 1983 y 1995.
Despedido del Estado en 1989 por ser hijo de desaparecido.
Denunciante contra los genocidas ante la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas) en 1984.
Co-Denunciante y querellante contra los genocidas de la Fuerza Aérea Argentina y de otras fuerzas de seguridad en la Causa Penal por delitos de lesa humanidad y genocidio Nº 7.273/06 en el área de la Subzona 16, entre muchas otras Causas.
Denunciante en 2011 ante la Justicia Federal argentina del gobierno norteamericano cómplice de los genocidas civiles y militares que desaparecieron y asesinaron a mi padre en 1978.
El primero en el mundo entero, como activista de derechos humanos, en accionar penalmente contra el oligopolio estadounidense destructor de memoria argentina "Google, Inc.", entre otros hechos, por perseguir y espiar ilegalmente ciudadanos dentro de su plataforma "You Tube".
Denunciante de hechos de corrupción de la era "kirchnerista".

Jésica y Cielo (me falta Verónica Fiorito y cartón lleno).

Jésica y Cielo (me falta Verónica Fiorito y cartón lleno).
Yo no fui (y ellas tampoco vinieron nunca. Ja, ja, ja).

Álgebra simbólica

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/2/25/Oudjat.svg/220px-Oudjat.svg.png

¿Mentir actuando, nene?
¿Tan sofisticaaado?

No se nada de matemáticas, bah.

Carta de amor

"Me muero de frío, estamos enterrados en el barro, no hay comida ni abrigo, el lugar es un desierto porque estoy sin vos". De una carta de un soldado argentino muerto en la Guerra de Malvinas a su novia en Chaco.

Entradas populares

Ciberespacio - tiempo libre de filonazis y psicobolches

Ciberespacio - tiempo libre de filonazis y psicobolches
ACÁ ESTAS COSAS NO PASAN