martes, 17 de abril de 2012

Se reencontró con su madre 33 años después de haber sido robada

La Nación, 16 de abril de 2012

Se reencontró con su madre 33 años después de haber sido robada

Tras décadas de búsqueda, una mujer pampeana de 34 años logró reconstruir su identidad.
Por Pablo Morosi
LA PLATA.- Fue robada cuando tenía un año y medio, a fines de 1978. Durante años creyó que podía ser hija de desaparecidos e inició una búsqueda a través de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo. Gracias a un cotejo de ADN, dio con su madre y el martes pasado ambas se reencontraron en La Pampa.
El temor y la incertidumbre rodean la historia de Carla Cascallar, una mujer de 34 años que vive en Trenque Lauquen y que esta semana volvió a ver a su madre. Emma Larez, tras una separación de 33 años.
La historia comenzó en el caserío Arbol Solo, un inhóspito paraje perdido entre arenales y montes de jarillas y chañares, en el oeste pampeano, donde Emma concibió, con apenas 16 años, a su hija el 28 de diciembre de 1978. Madre sola, Ema bautizó a su hija como Marcela Jorgelina, según consta en el acta de nacimiento.
Apremiada económicamente Emma viajó a Santa Rosa a buscar trabajo para poder mantener a Jorgelina -que para entonces ya había cumplido un año- luego de ver un aviso en un diario que requería una empleada doméstica con hijo pequeño.
Consiguió el empleo en casa de una pareja sin hijos que pronto comenzaron a insinuarle que no podría criar a su hija y que lo mejor sería entregársela. Ante la negativa de la mujer, la pareja -cuya identidad se preserva por razones legales- urdió un plan: harían un viaje al Gran Buenos Aires y Emma -que no sabía leer- firmó un papel que, según le dijeron era una autorización para el viaje. Al llegar al destino Emma fue dejada en un departamento al que la pareja nunca regresó. Pasados unos días la mujer, sin noticias de sus patrones ni de su hija, decidió regresar a Santa Rosa. Cada vez que volvió a la casa donde trabajaba no encontró a nadie.
Los años pasaron y el rastro se perdió por completo. Emma tuvo miedo de denunciar, relató a LA NACION su hija. Y agregó: "ambas siempre supimos que la otra estaba en algún lado y que tarde o temprano la encontraríamos".
Carla siempre buscó a su madre
"Mis padres de crianza me adoptaron de buena fe. Nunca supieron que había sido robada y yo llego a través de un familiar materno", aclaró en díalogo con LA NACION al contar los felices años de infancia pasados en el seno de la familia Cascallar Cerruto, donde siempre la impulsaron a buscar su origen.
En 2005 cuando la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo lanzó una fuerte campaña en los medios de comunicación para instar a aquellos jóvenes que tuvieran dudas sobre su identidad a apelar a dicha asociación, Carla no lo dudo. Se presentó en la entidad y fue atendida en el área de Presentaciones espontáneas de donde, tras escuchar su historia, la remitieron a la Comisión Nacional para el Derecho a la Identidad (Conadi), donde se decidió realizarle una extracción de sangre para sumar al banco genético que funciona en el hospital Durand.
El tiempo no desalentó a las mujeres de esta historia. Emma tuvo otros dos hijos, Carolina y Cristian que, el año pasado la convencieron de denunciar el robo de la pequeña Jorgelina. Asistidos por la Secretaría de Derechos Humanos de La Pampa, denunciaron el hecho ocurrido tres décadas atrás ante la fiscalía federal con sede en Santa Rosa. A principios de año, la Justicia ordenó a Emma un examen de sangre para enviar sus datos al banco del Durand. Ahora buscan determinar los detalles de la sustracción de la menor y dar con los responsables.
El pasado 4 del corriente Carla, casada con Sebastián Artaza -quien también la apoyó en su búsqueda- recibió un llamado de la Conadi que le informó sobre un resultado de 99,9 por ciento de compatibilidad de sus datos con los de una mujer de La Pampa.
"Cuando la vi sentí una emoción tremenda y mucha paz. El parecido es increíble y ella, una mujer sufrida, pero muy fuerte, me confirmó que somos descendientes de indios ranqueles, lo que me llenó de orgullo", contó.

Clara Anahí MARIANI, nacida el 12 de agosto de 1976, desaparecida el 24 de noviembre de 1976.

Clara Anahí MARIANI


Nacida el 12 de agosto de 1976
Desaparecida el 24 de noviembre de 1976

Madre: Diana TERUGGI
Padre: Daniel MARIANI

El 24 de noviembre de 1976, fuerzas policiales y del Ejército atacaron la casa de sus padres en la ciudad de La Plata. Allí fue asesinada Diana y secuestrada Clara Anahí, quien continúa desaparecida. El padre de la niña fue asesinado en La Plata, el 1º de agosto de 1977.


http://conadi.jus.gov.ar/gsdl/cgi-bin/library?e=d-000-00---0fotos--00-0-0-0prompt-10---4------0-1l--1-es-50---20-about---00001-001-1-0utfZz-8-0&a=d&c=fotos&cl=CL1.13&d=HASH01e464eeb883b24237a9cf8a

Financiamiento

Esta página y todo el trabajo que aquí (y en todo el conjunto de páginas que administro en nombre de la Fundación Saladino), se realiza se financia por completo con el dinero recibido de parte del Estado Nacional Argentino a fines del año 2011 en concepto de reparación monetaria por el secuestro, desaparición, tortura y asesinato de mi padre, Domingo Fortunato Saladino por parte del Terrorismo de Estado en 1978.

¡¡¡NECESITAMOS DONACIONES URGENTE!!! ¡¡¡AUNQUE SEAN DEPÓSITOS DE A DOS PESOS!!! ¡¡¡YA ESTAMOS TRABAJANDO EN TODO EL MUNDO Y NUESTRA PRESENCIA EN LA RED CONTRIBUYE A QUE INTERNET SEA JUSTA, IGUALITARIA Y QUE RESPONDA A LOS PROPÓSITOS PARA LOS QUE FUE CREADA!!!

Si querés colaborar con la Fundación Domingo Saladino para los Derechos Humanos podés hacerlo a través de la siguiente Caja de Ahorro del Banco Provincia de Buenos Aires: sucursal 4009 Nº de cuenta 502364/5, CBU bloque 1: 0140009-0, CBU bloque 2: 0340095023645-5.

Lacarra 132 bis, Capital Federal - CP 1407, Argentina, teléfonos: 0054 - 11 - 4672 - 51320054 - 11 - 2055 - 4552 (en reparación) / celular (y "What'sApp"): 0054 - 11 - 5957 - 39150054 - 11 - 3426 - 4371.
Correos electrónicos: info@fundacionsaladino.com.ar / tabomia@gmail.com / gustavosaladino@outlook.es / tabomia4@gmail.com / tabomia@yahoo.com.ar



Gustavo Saladino

D.N.I.16.453.320

Hijo de desaparecido y asesinado.
Héroe de la Resistencia Antifascista contra el genocidio cultural del menemismo.
Objetor de conciencia al Servicio Militar Obligatorio hasta su desaparición definitiva lo que me valió verme impedido de ejercer mi derecho cívico al voto entre 1983 y 1995.
Despedido del Estado en 1989 por ser hijo de desaparecido.
Denunciante contra los genocidas ante la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas) en 1984.
Co-Denunciante y querellante contra los genocidas de la Fuerza Aérea Argentina y de otras fuerzas de seguridad en la Causa Penal por delitos de lesa humanidad y genocidio Nº 7.273/06 en el área de la Subzona 16, entre muchas otras Causas.
Denunciante en 2011 ante la Justicia Federal argentina del gobierno norteamericano cómplice de los genocidas civiles y militares que desaparecieron y asesinaron a mi padre en 1978.
El primero en el mundo entero, como activista de derechos humanos, en accionar penalmente contra el oligopolio estadounidense destructor de memoria argentina "Google, Inc.", entre otros hechos, por perseguir y espiar ilegalmente ciudadanos dentro de su plataforma "You Tube".
Denunciante de hechos de corrupción de la era "kirchnerista".

Jésica y Cielo (me falta Verónica Fiorito y cartón lleno).

Jésica y Cielo (me falta Verónica Fiorito y cartón lleno).
Yo no fui (y ellas tampoco vinieron nunca. Ja, ja, ja).

Álgebra simbólica

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/2/25/Oudjat.svg/220px-Oudjat.svg.png

¿Mentir actuando, nene?
¿Tan sofisticaaado?

No se nada de matemáticas, bah.

Carta de amor

"Me muero de frío, estamos enterrados en el barro, no hay comida ni abrigo, el lugar es un desierto porque estoy sin vos". De una carta de un soldado argentino muerto en la Guerra de Malvinas a su novia en Chaco.

Entradas populares

Ciberespacio - tiempo libre de filonazis y psicobolches

Ciberespacio - tiempo libre de filonazis y psicobolches
ACÁ ESTAS COSAS NO PASAN